Entradas Capilla Sixtina

Visitar la Capilla Sixtina, Museos Vaticanos y Basílica de San Pedro.

Reservar ticket Capilla Sixtina sin colas.

opciones mejor valoradas por los visitantes con opiniones

Entradas preferentes, sin colas y con opción de guía en español al Vaticano

Accede a estancias privadas no accesibles a los turistas. Descubre en la Capilla Sixtina la maravillosa obra de Miguel Ángel.

Vive una auténtica audiencia Papal en lugar privilegiado o visita en privado el Vaticano de noche.


Entradas sin colas y visitas guiadas con acceso confirmado


Comparamos todos los tours y te mostramos los mejor valorados


Disfruta las mejores experiencias sin sobrecostes ni cargos ocultos


Reserva y evita tener que llevar dinero en efectivo o problemas con la tarjeta

Recuerda reservar con tiempo tus entradas sobre todo en fechas importantes.

Son miles los visitantes que diariamente llegan al Vaticano para visitar sus museos y jardines, la Capilla Sixtina o la Basílica de San Pedro. En fechas señaladas como Pascua, Navidad y otras importantes celebraciones, los visitantes aumentan y las entradas se agotan fácilmente.

El acceso es limitado, no lo dejes para el último momento.

Mapa

Plano del Vaticano con la situación de los lugares que se pueden visitar.

Tours

Venta de entradas y acceso a la Capilla Sixtina y todos los tours disponibles.

Traslados aeropuerto

Rápido, puntual y más barato que el tren. Traslado al hotel y aeropuerto.

Hoteles

Buscador de hoteles en el Vaticano en bellos edificios históricos restaurados.

Evita las colas. Miles de usuarios ya no hacen filas y ganan tiempo con nosotros.

Daniel W.

Daniel W.

opinión desde Argentina

Una de las mejores experiencias de viaje que hemos tenido. Guía muy bien informado y un itinerario mucho mejor de lo que esperábamos. Lo recomiendo encarecidamente.

Juan A. M.

Juan A. M.

opinión desde Chile

Interesante visita. Lamentablemente el tiempo no acompañó, llovió bastante. Aún así merece la pena sólo por ahorrarnos la larga fila y evitar mojarnos.

Pablo D.

Pablo D.

opinión desde España

Es destacable la puntualidad y organización general del tour, así también la amabilidad y el conocimiento de los guías (en particular Cristina). Muy disfrutable y educativo.

Marta A. M.

Marta A. M.

opinión desde España

La experiencia fue formidable. Lo de sin colas no solo es cierto sino que, con el calor y el tamaño de las filas, es valiosísimo, además una visita sin guía es como ver una película sin sonido.

El Juicio Final en la Capilla Sixtina

Hasta que Miguel Ángel imaginó y creo la bella escena, todas las imágenes que representan el Juicio Final, hasta ese momento, tenían a Dios en un trono en el centro, con ángeles y santos en líneas horizontales. Miguel Ángel comenzó de nuevo una revolución artística,...

Museos Vaticanos

Los Museos Vaticanos son un catálogo de casi todas las manifestaciones artísticas desarrolladas a lo largo de la historia de la humanidad. En un mismo espacio encontramos casi todas los movimientos artísticos, así como, diversas expresiones antropológicas y...

Miguel Ángel

La Capilla Sixtina es una obra cumbre del arte religioso, una maravilla artística que recoge en su interior una fantástica muestra de la pintura renacentista. En ella participaron los mejores pintores de la época. Miguel Ángel Buonarroti pone el colofón a esta muestra...

La Capilla Sixtina del Vaticano en detalle

Posiblemente la mayor expresión de arte del Renacimiento italiano sea la Capilla Sixtina. Situada en el interior del Palacio Apostólico del Vaticano, es Patrimonio de la Humanidad desde 1984.

A su significado artístico y cultural hay que sumarle el significado espiritual que tiene para los cristianos católicos al ser el lugar donde se celebra el Cónclave para la elección del Papa de la Iglesia Católica.

Una vez dentro de la Capilla Sixtina, palabras como belleza, hermosura, magnificencia,… se quedan pequeñas ante la visión que encierra el conjunto.

Visitar la Capilla Sixtina

Para visitar la Capilla Sixtina debemos acceder por la entrada de los Museos Vaticanos que se encuentra en el Viale Vaticano.

Son varias las líneas de autobuses de ATAC que nos dejan en las proximidades. Podemos, incluso, llegar en Metro hasta la estación Ottaviano y caminar unos pocos minutos.

El acceso a los Museos Vaticanos incluye la visita a la Capilla Sixtina que requiere de una entrada que se puede reservar y adquirir online en esta misma web, recomendable para evitar las largas colas de acceso

Los últimos domingos de cada mes la entrada a la Capilla Sixtina es gratuita. Para un acceso más fácil, si no se quiere reservar online la entrada, se recomienda madrugar para conseguir un buen puesto en la cola de visitantes.

Nos permitimos hacer una recomendación práctica: Llevar prismáticos de bolsillo para admirar los detalles de la Capilla Sixtina que a simple vista se pierden, sin duda vale la pena.

Historia de la Capilla Sixtina

La actual Capilla Sixtina está construida sobre la que fuera Capilla Mayor de la fortaleza del Vaticano. Entre 1473 y 1482 se realizó la restauración arquitectónica y pictórica de la Capilla Mayor. Una vez finalizada empezó a ser conocida como la Capilla Sixtina en honor al Papa Sixto IV que la restauró.

Entre 1508 y 1512, Miguel Ángel realizo los frescos correspondientes a la bóveda, por encargo del Papa Julio II. Más tarde, en 1536, el mismo Miguel Ángel realizó el fresco del Juicio Final, en la pared del altar, a instancias de los Papas Clemente VII y Pablo III.

Arquitectura de la Capilla Sixtina

La Capilla Sixtina es un edificio alto, rectangular, situado junto al lado derecho de la Basílica de San Pedro. Desde la Plaza de San Pedro se puede ver el tejado de la Capilla Sixtina.

Al ser una construcción medieval – renacentista, su exterior carece de adornos. Es un edificio de tres niveles. La Capilla Sixtina se sitúa en el nivel intermedio.

Sus dimensiones interiores se corresponderían con las indicadas en el Antiguo Testamento para el Templo de Salomón (40,9×13,4 metros) y la bóveda tiene una altura de 20,7 metros. En la capilla, en la actualidad, hay seis ventanas a cada lado.

La bóveda es de cañón rebajado y en la intersección con cada ventanal dispone de unos lunetos con forma triangular.

El suelo es de un estilo de mosaico geométrico llamado “cosmatesco” y que era muy común en la Roma de entonces.

La Capilla Sixtina está dividida en dos zonas mediante una mampara con celosía realizada en mármol. Esta mampara esta coronada por candelabros. Su función era establecer una zona para peregrinos y otra para miembros del Vaticano durante las celebraciones religiosas.

Tanto la mampara como el pequeño coro situado a la derecha de la capilla son obra de Mino da Fiesole, Andrea Bregno y Giovanni Dalmata, y fueron realizados entre 1471 y 1484.

La Capilla Sixtina y sus frescos

Todas las pinturas de la Capilla Sixtina son pinturas al fresco, es decir, realizadas directamente sobre la pared.

La temática de las diversas pinturas ofrece un buen ejemplo de consistencia pictórica. Todos los temas están relacionados y “narran” los hitos principales de la Historia de la Salvación, según la teología católica.

Las pinturas, salvo la del altar, se organizan en seis niveles:

  • El nivel inferior está recubierto por pinturas que asemejan tapices con colores plata y oro, alternados, y emblemas papales.
  • En el segundo nivel hay representaciones bíblicas de las vidas de Moisés y de Jesús.
  • La zona ocupada por los ventanales sería el tercer nivel, donde se recogen imágenes de diferentes Papas.
  • Los arcos de las ventanas, cuarto nivel, albergan imágenes de los ancestros de Jesús.
  • En las pechinas de la bóveda (triángulos esféricos), quinto nivel, encontramos imágenes de profetas y profetisas (sibilas) que anunciaron la llegada del Mesías.
  • La bóveda, nivel sexto, acoge la representación de tres escenas del libro del Génesis: la Creación, la relación Dios-hombre y la caída del hombre.

La pintura de «El Juicio Final» obligó a eliminar las escenas de «El Hallazgo de Moisés» y de «La Natividad de Jesús«, así como las imágenes de varios Papas y de Ancestros de Jesús, junto con una «Asunción de María«.

En ocasiones especiales los frescos del primer nivel se recubren con unas copias de los tapices, diseñados por Rafael, con imágenes de las vidas de San Pedro y San Pablo. Los originales fueron expoliados durante el Saqueo de Roma (1527).

Los artistas de la Capilla Sixtina

El elenco de artistas que participaron en la ornamentación de la Capilla Sixtina es variado. Se podría decir que es una síntesis de la mejor pintura del Renacimiento Italiano.

El segundo nivel del conjunto recoge obras de: Pietro Perugino, Sandro Botticelli, Cosimo Rosselli, Domenico Ghirlandaio, Biagio d’Antonio, Luca Signorelli y Bartolomeo della Gatta. Estas fueron realizadas entre 1481 y 1482.

Los frescos del segundo nivel de la pared frente al altar fueron realizadas por Hendrick van den Broeck y Mateo Pérez de Alesio, en 1572 y 1574, sobre originales de Ghirlandaio y Luca Signorelli.

Las pinturas de la pared Sur (izquierda del altar) recogen imágenes de la vida de Moisés; mientras que las de la pared Norte (derecha del altar) muestran escenas de la vida de Jesús. Ambas secuencias de imágenes comienzan junto a la pared del altar y terminan sobre la puerta de la pared opuesta al altar.

Para culminar el elenco de artistas hay que citar a Miguel Ángel, autor de los frescos de la bóveda y de El Juicio Final, en la pared tras el altar.

La bóveda de la Capilla Sixtina

La bóveda de la Capilla Sixtina fue pintada por Miguel Ángel entre 1508 y 1512 por encargo del Papa Julio II.

La pintura de Miguel Ángel sustituyó la realizada por Piermatteo d’Amelia, consistente en estrellas doradas salpicadas sobre un fondo de color azul cielo festoneado con elementos decorativos alrededor de los detalles arquitectónicos.

Leyendas sobre la pintura de la bóveda de la Capilla Sixtina

Las leyendas que recogen el trabajo de Miguel Ángel y su relación con Julio II son muchas y variadas. El escritor Irving Stone, en su novela “El tormento y el éxtasis” recrea estas leyendas. Esta novela fue la base para la película homónima de 1965 protagonizada por Charlton Heston y Rex Harrison.

Es cierto que los inicios de la relación entre Miguel Ángel y Julio II no fueron afortunados, por causa de envidias de otros artistas hacia Miguel Ángel. Por otro lado, Miguel Ángel era escultor y no controlaba las técnicas de la pintura al fresco, lo que le causó bastantes quebraderos de cabeza al principio de su trabajo.

Lo que sí queda claro para los historiadores del Arte es que entre Miguel Ángel y Julio II hubo una relación de respeto mutuo que permitió al artista tener libertad en el diseño.

Lectura e interpretación de la bóveda de la Capilla Sixtina

La primera impresión que se recibe al entrar en la Capilla Sixtina es de absoluta admiración. El visitante sufre de estupor en los primeros instantes al contemplar tanta belleza artística.

El dominio que el artista tiene de la perspectiva proyecta la imagen a un plano lejano y compone una imagen llena de fuerza, expresión y luminosidad.

Las formas representadas tienen volumen. Los cuerpos sobresalen del plano de la bóveda. Los personajes se aproximan a quienes contemplan esta obra cumbre de la pintura arquitectónica.

En el área rectangular central de la bóveda se representan nueve historias extraídas del libro del Génesis. El orden narrativo comienza sobre el altar y finaliza sobre la pared opuesta.

Así pues, empezando sobre el altar, nos encontramos con las representaciones de:
 
 

  1. Separación de la luz de la oscuridad.
  2. Creación de los astros y los planetas.
  3. Separación de las aguas y la tierra.
  4. La creación de Adán.
  5. La creación de Eva.
  6. Caída del hombre y expulsión del Paraíso.
  7. Sacrificio de Noé.
  8. Diluvio universal.
  9. Embriaguez de Moisés.
Entrada Capilla Sixtina Roma

Los desnudos

En las cuatro esquinas de cada una de las representaciones del rectángulo central hay unas figuras que “sostienen” las escenas.

Esas figuras masculinas son una interpretación de los “angelotes” que se utilizaban, desnudos, en la pintura del siglo XV para sostener blasones. En este caso están representados con cuerpos potentes y con variedad de posturas.

A los pies de estas figuras hay unos medallones que recogen escenas, las más vergonzosas, del Antiguo Testamento. La única excepción gloriosa es la de la asunción de Elías a los cielos.

Las pechinas de las esquinas

Estas estructuras con forma de triángulos esféricos están situadas en las cuatro esquinas del rectángulo central de la bóveda. Podrían ser las cuatro patas que sustentan el tablero central de la bóveda.

La interpretación cristiana de la historia de la salvación, heredada de la judaica, se sustenta sobre diversas experiencias fundamentales. Miguel Ángel elige cuatro experiencias: el Éxodo, Judit y la lucha con los babilonios, la creación del reino de Israel con David y el exilio persa.

Capilla Sixtina, El Juicio Final

El Juicio Final de la Capilla Sixtina es el fresco que recubre la pared detrás del altar (en la pared este). Miguel Ángel lo pintó entre 1536 y 1541.

Esta pintura representa la segunda venida de Jesucristo, según el libro del Apocalipsis, en la que tendrá lugar el Juicio Final. En ese momento, las almas de los seres humanos serán elevadas o descenderán según el veredicto de Cristo.

La representación se divide en cuatro zonas alrededor de un núcleo central.

Núcleo central del Juicio Final

El centro de la pintura lo constituye la imagen de Cristo y la de María.

La expresión corporal de Cristo es de gran potencia y determinación, mientras que la de María refleja cierto temor.

Alrededor de Cristo y María se agrupan los santos mártires. Los santos son reconocibles por llevar los instrumentos de su martirio.

A los lados del núcleo central está la gente común. Unos están felices porque se encuentran con sus familiares y amigos. Otros están temerosos.

Llamada al Juicio

Al pié del núcleo central se encuentran los ángeles con trompetas que convocan a las almas al Juicio Final. Junto a ellos están los ángeles que portan, uno, el Libro de la Vida y, otro, el Libro de la Muerte. En estos libros estarían recogidos los nombres de los que se salvan y de los que se condenan.

En este nivel, por el lado izquierdo, las almas comunes están ascendiendo al cielo. Sin embargo, por el lado derecho, descienden a los infiernos.

Tierra e infierno

En el nivel inferior hay dos ambientes diferentes separados por el agua (la laguna Estigia).

A la izquierda, se representan aquellos que están vivos o están siendo resucitados. Hay unos que están siendo ayudados subir al cielo y otros que están siendo retenidos por los demonios.

A la derecha, nos encontramos con la barca de Caronte, donde las almas están siendo transportadas y arrojadas al infierno.

Gloria

En la parte más alta de la pintura, en los lunetos de los arcos, se representan los atributos para alcanzar la Gloria. Estos atributos son: la cruz, la corona de espinas, los clavos de la Pasión y la columna de la flagelación.

Curiosidades del Juicio Final

Esta obra pictórica, una vez finalizada, no estuvo exenta de polémica debido a la representación de cuerpos humanos en total desnudez.

Se dice que el retrato de la persona que más se opuso a las imágenes desnudas, Biaggio de Cesena, es el que corresponde a Minos, rey de los infiernos (en la parte inferior derecha de la pintura).

El Papa Pio V ordenó a Daniele de Volterra, discípulo de Miguel Ángel, cubrir la desnudez de las imágenes. Por esta razón, Daniele de Volterra recibió el apodo de «il Braghettone» (algo así como “el calzonazos”).

La restauración de la Capilla Sixtina

Con el paso de los siglos y el uso de iluminación a base de cirios, las pinturas de la Capilla Sixtina fueron adquiriendo una pátina de suciedad que oscurecía las pinturas.

En 1980 se iniciaron los trabajos de restauración de la Capilla Sixtina que durarían casi diez años. Estos trabajos fueron muy polémicos y muchos historiadores del arte e, incluso, artistas criticaron con dureza el proyecto.

Dada la magnitud de los trabajos y del presupuesto, el Vaticano se vio en la necesidad de buscar patrocinios basados en la cesión de los derechos de imagen.

Una vez emprendidos los trabajos se fueron descubriendo nuevos colores. Al retirar toda la suciedad, se descubrió una nueva Capilla Sixtina. Esta nueva Capilla Sixtina estaba inundada de claridad y permitía, si cabe, una mayor admiración de esta obra maestra.

La nueva gama de colores supuso una reorientación de los análisis de los historiadores del arte. Éstos creían que Miguel Ángel seguía la técnica del «sfumato» de Da Vinci. Tras la restauración, alcanzaron a señalar que Miguel Ángel, en realidad, fue un precursor del «manierismo».

También te puede interesar reservar en tu próximo viaje:
· EntradasPraga.com · EntradasFlorencia.com · EntradasTorreEiffel.com · EntradaAlhambra.com